Equidad de género. Un poco de historia

Beatriz Bonfil Castro

Las mujeres, en la actualidad, conocen la lucha constante de nuestro género buscando la equidad. Saben, por ejemplo, que aún se descalifica su trabajo pagando por él menos de lo que se paga a un varón. Y el reclamo diario de grupos organizados para conseguir avances en este campo es parte del panorama político y social en nuestro país y el mundo.

Sin embargo ese panorama ha cambiado al correr de los años. Nací en la primera mitad del siglo XX y he presenciado esa lucha y sus resultados. Me consta que hoy disfrutamos de ventajas, sobre todo laborales, que hace algunos lustros no se tenían: los derechos ciudadanos de votar y ser votada, la licencia por maternidad, las guarderías proporcionadas por los centros de trabajo, etc.

Me tocó ser espectadora de las polémicas desatadas por quienes encabezaban los grupos feministas y cómo fueron penetrando en la coraza que protegía la tradición sobre el papel que correspondía a cada sexo en la sociedad. Ví cambiar leyes y lanzar decretos que procuraban a las mujeres mejores condiciones en sus empleos. Y también observé los cambios que, paulatinamente, se fueron dando en las costumbres y el pensamiento de los integrantes de dicha sociedad.

Los matrimonios se empezaron a formar por parejas de trabajadores que aportaban ingresos monetarios al bienestar doméstico y eso cambió en mucho las costumbres familiares. En un principio la “mujer emancipada” que lograba su realización personal en un trabajo fuera de casa, conseguía simultáneamente una doble jornada porque sus labores domésticas seguían vigentes. Así, mientras el marido llegaba exigiendo comida caliente en la mesa, ropa limpia y planchada, niños aseados y tranquilos, ella debía hacer magia con su tiempo para cumplir con las obligaciones “propias de su género”. Reeducarse en ese campo fue un largo y sinuoso camino porque la tradición y el ejemplo imponían límites a la conducta al respecto en hombres y mujeres.

Nuestros jóvenes aprendieron. Ahora, con frecuencia, comparten labores dentro y fuera del hogar y pocos hombres consideran deshonroso hacer la compra, cocinar o atender a los hijos desde que nacen. Sin embargo la equidad sigue sin ser completa porque a la mujer le corresponde siempre el mayor peso en el trabajo de la casa, pero que ha habido avances es innegable.

Un importante aspecto del cambio reside en la actitud. En sus inicios los grupos feministas eran beligerantes en grado sumo. Tal vez tenían que serlo para conseguir que los escucharan. Hoy en día ese tono se ha suavizado. Probablemente esa aceptación de los derechos femeninos, al permear hasta las capas dominantes de gobierno y empresas, propició cambios que se reflejan en las formas de lucha y reclamo. La mujer se autovalora más y exige lo que sabe justo, y esa seguridad le da mejores armas. No es ya, generalmente, una lucha contra los hombres, sino que ahora pretende ser una lucha compartida con los hombres, desde una posición de igualdad.

Sé que hablo de lo que sucede en algunos estratos sociales, que a la mujer campesina, indígena o en pobreza extrema le ha llegado poco de este progreso conquistado por la mujer citadina de clase media. Reconozco cuánto queda por hacer entre las más desprotegidas mujeres en este país. Confío en que lo alcanzado hasta hoy por las mujeres en materia laboral y en su entorno doméstico de ciertos medios, siga permeando para que se le reconozca a toda mujer mexicana el derecho a decidir sobre su actividad, su vida y su cuerpo.

Lo cierto es que en esta primera década del Siglo XXI, las mujeres disfrutamos del fruto de la lucha constante de asociaciones y grupos de mujeres que lograron las mejoras con que se vive y trabaja, y que deberemos continuarla hasta obtener la verdadera igualdad de género.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s